Perro pastor islandés: gestión del estrés tras la mudanza

Imagine que tiene un maravilloso perro pastor islandés llamado Bobby.

Bobby es un perro enérgico y lleno de vida que siempre está a tu lado y que lleva a tu familia en el corazón. Pero ahora te enfrentas a un nuevo reto: ¡la mudanza!

Tenga en cuenta que una mudanza puede ser estresante para todos, incluidos los miembros de cuatro patas de su familia.

A los perros pastores islandeses les encanta la rutina y la estabilidad, y una mudanza puede alterar ese equilibrio. Por eso, Bobby puede empezar a sufrir ansiedad, que puede manifestarse por un comportamiento inusual, pérdida de apetito o síntomas parecidos al pánico.

En esta situación, es muy importante apoyar a Bobby durante y después de la mudanza y hacer todo lo posible para facilitarle la transición.

El primer paso es darle la tranquilidad y estabilidad que necesita el día de la mudanza.

Si es posible, búsquele un lugar seguro donde no le molesten las tareas de embalaje y traslado de muebles. La compañía de una persona conocida ese día puede hacer maravillas.

Como segundo paso, una vez en el nuevo hogar, proporciónele su rutina anterior.

Mantener los horarios de las comidas y los paseos puede ayudarle a acostumbrarse más rápidamente al nuevo entorno.

En el nuevo hogar, deje que Bobby se familiarice con el nuevo entorno a su propio ritmo.

No le obligues a explorar, deja que lo haga a su ritmo.

Vigile el comportamiento de Bobby en los días y semanas posteriores a la mudanza.

Si parece demasiado ansioso, o si observas algún cambio en su comportamiento (como en el sueño, la alimentación o la conducta), merece la pena consultar a un profesional, como un veterinario o un especialista en comportamiento.

>>  El perro habanero y el miembro recién nacido de la familia: ¿cómo lidiar con un perro celoso?

Una mudanza siempre supone un gran cambio, pero con la preparación, paciencia y cuidados adecuados, los niveles de estrés pueden reducirse.

Una actitud positiva y un entorno tranquilo son esenciales para que la transición sea un éxito.

Sea cual sea el perro, el estrés de una nueva situación es manejable y temporal.

Recuerde que lo más importante es estar ahí para Bobby, apoyarle. Proporciónele seguridad y cariño durante este difícil momento.