Los perros de aguas irlandeses y la agresividad entre camadas: una nueva perspectiva

Pregunta del dueño de un perro

¡Hola! Nuestra Irish Water Spaniel, llamada Molly, se ha vuelto especialmente agresiva con sus juguetes. Cuando intentamos quitarle los juguetes, o incluso tocarlos, empieza a gruñir y morder.

No sé por qué se ha vuelto tan agresiva y cómo podemos hacer frente a esta situación. Me gustaría un poco de ayuda para entender y tratar mejor esta situación.

Respuesta del veterinario

"¡Hola! Me entristece leer que tienes un problema grave con Molly.

La agresividad con las camadas, como la que muestra Molly, no es infrecuente entre los perros, y especialmente en los Irish Water Spaniels, que son conocidos como raza por ser extremadamente cariñosos con sus juguetes y su familia.

El comportamiento de Molly puede ser hereditario, pero también puede ser el resultado de una experiencia negativa con los juguetes en el pasado, y ella está tratando de protegerlos de cualquier daño.

Este comportamiento se denomina "agresión a la camada" y, aunque puede ser difícil de tratar, no es irremediable.

Lo primero que tienes que entender es que Molly no es agresiva con sus juguetes, sino que los protege.

Esto significa que su agresividad hacia sus juguetes no se debe a que sea mala o esté enfadada contigo, sino a que intenta defenderse de que le hagan daño.

La mejor forma de tratar la agresividad es utilizar el refuerzo positivo. Si Molly te deja tocar sus juguetes sin ponerse agresiva, elógiala y recompénsala con una golosina. De este modo, Molly aprenderá con el tiempo que compartir sus juguetes es algo bueno y reducirá su comportamiento defensivo.

>>  Border Collie - Problema de inquietud

Además, es importante proporcionar a Molly la estimulación mental y física que necesita. El perro de aguas irlandés tiene un fuerte instinto de caza y si no recibe la estimulación adecuada puede ponerse tenso y estresarse, lo que puede exacerbar los síntomas de agresividad de la camada.

Otro método puede ser regular el tiempo de juego.

Si Molly se vuelve demasiado agresiva durante su tiempo de juego, puede valer la pena hacer una pausa y volver con ella cuando esté más tranquila. Recompénsale siempre por su buen comportamiento al final del tiempo de juego.

Controlar la agresividad de la camada no es una tarea fácil y requiere tiempo y paciencia, pero créeme, merece la pena el esfuerzo. Lo importante es recordar que Molly sólo hace lo que le sale de forma natural y lo que cree que protegerá sus juguetes. Es tu trabajo ayudarla en este proceso y enseñarle que compartir los juguetes no es una amenaza para ella.

Si crees que la situación está mejorando pero sigues teniendo dificultades, es posible que quieras consultar a un profesional que pueda ayudarte con más consejos y técnicas.

Espero que estos consejos te hayan servido de ayuda y que Molly pronto sea menos protectora con sus juguetes."