Guía para pasear al perro sin correa

Seguramente se habrá dado cuenta de lo feliz que se pone su perro cuando le suelta la correa y puede correr libremente.

Sin embargo, también puede plantear algunos problemas, sobre todo si su perro tiende a olvidarse de las ataduras y las normas cuando está libre.

Pero no se alarme.

Con la preparación y la enseñanza adecuadas, su perro puede aprender las normas del paseo sin correa. Veamos cómo.

  1. Enseñar las órdenes básicas

Antes de soltar a su perro, asegúrese de que puede volver a llamarlo con seguridad si es necesario. La orden "¡Ven aquí!" es la más importante en este sentido. Hasta que no esté seguro de que su perro responderá de forma fiable a esta orden, no le deje salir sin correa.

  1. Utilice una correa larga para empezar

Una correa larga es una gran herramienta para la transición a los paseos sin correa. Permite a su perro disfrutar de más libertad, pero a usted le da el control cuando lo necesita.

  1. Busque una zona segura

Para los paseos sin correa, elija siempre una zona en la que su perro pueda moverse con seguridad. Puede tratarse de un parque para perros vallado o de una zona abierta menos transitada.

  1. Cuidado con otros perros y personas

Esté siempre atento a la presencia de otros perros o personas. Si su perro tiende a entusiasmarse demasiado o a reaccionar de forma agresiva ante otros perros, evite los paseos sin correa.

  1. Sea paciente y constante

Recuerde que un perro tarda tiempo en aprender las normas y que a veces puede cometer errores. Tenga paciencia y siga practicando con él.

Los paseos sin correa son una forma estupenda de que su perro exprese su necesidad natural de ejercicio y explore su entorno.

>>  Perros euroasiáticos y enfermedad de Addison: el responsable oculto

Con la preparación adecuada y paciencia, usted y su perro pueden disfrutar de estos momentos y mantener a salvo a su amigo de cuatro patas.