Artritis del perro Lapón: estrategias de prevención y tratamiento

Pregunta del dueño de un perro

"Hola, mi perra Lapphund finlandés, llamada Aino, últimamente cojea un poco y se tumba más que antes. Es esto normal en la raza o debería preocuparme?".

Respuesta del veterinario

"Hola, gracias por su pregunta. Basándonos en los síntomas de Aino, es posible que tenga artritis debido a la comúnmente conocida luxación rotuliana, o dislocación de rodilla. Se trata de una afección común en las razas Lapphund finlandés y suele ser una predisposición genética.

Luxación rotuliana

La luxación rotuliana es una afección en la que la rótula del perro se desplaza de su posición normal, provocando dolor y cojera. Los animales con esta afección suelen cojear repentinamente de una pata trasera y luego saltan como si no quisieran utilizar la pata afectada.

Cuando la rótula se disloca, provoca daños en el cartílago de la articulación de la rodilla y el desarrollo de artritis a largo plazo.

En casos graves, esta afección puede limitar los movimientos del perro y causarle dolor permanente.

Si Aino cojea y está menos activa que antes, recomendamos llevarla al veterinario para confirmar el diagnóstico e iniciar el tratamiento.

El tratamiento de la luxación rotuliana suele requerir cirugía, sobre todo si el dolor del perro es importante o si su movimiento está muy restringido.

Tras la cirugía, el veterinario recetará analgésicos y antiinflamatorios a Aino, así como fisioterapia para devolver la fuerza y la movilidad a la pata.

Puedes colaborar con tu veterinario para ayudar a Aino a curarse y reducir el dolor en casa, por ejemplo limitando la actividad excesiva, siguiendo una dieta adecuada y haciéndole revisiones veterinarias periódicas.

Recuerde que la luxación rotuliana es una enfermedad genética, por lo que si piensa criar a Aino, es importante que lo comente con su veterinario.

>>  El Akita y la agresividad hacia otros perros: estrategias para mejorar el comportamiento social

Si Aino es susceptible a esta enfermedad, es posible que sus cachorros también lo sean.

Lo más importante es cuidar de Aino y asegurarse de que recibe la atención veterinaria que necesita.

La luxación rotuliana es tratable y con el tratamiento adecuado tu perro puede vivir una vida plena y sin dolor."