Agresión canina: ¡cuidado con estas señales!

Entender y controlar la agresividad es una parte vital de la tenencia responsable de un perro.

El comportamiento agresivo causa graves problemas y, si no se controla adecuadamente, puede ser un peligro para las personas y otros animales.

Reconocer y comprender los signos de agresividad le ayudará a evitar situaciones potencialmente peligrosas y a buscar ayuda de un profesional si es necesario.

  1. Postura del perro

Los perros agresivos suelen parecer más grandes y amenazadores. Tienen el cuerpo rígido, las patas abiertas para parecer más estables y el pecho y los hombros prominentes.

  1. La cola del perro

La cola de los perros agresivos suele estar rígida y en alto, a veces con un movimiento vibratorio. Es un signo de dominancia y amenaza.

  1. Las orejas del perro

Las orejas de los perros agresivos suelen apuntar hacia delante, dependiendo de la raza y de la implantación natural de las orejas. Es un signo de concentración y atención.

  1. Los ojos del perro

Los ojos de un perro también pueden decir mucho sobre su estado emocional.

Como señal de agresividad, los ojos pueden agrandarse y el perro puede mirar fijamente a su objetivo, al tiempo que observa otros factores por el rabillo del ojo.

  1. La boca y los dientes del perro

La boca y los dientes del perro también son una fuente importante de información.

Los perros agresivos suelen levantar los labios, dejando al descubierto los dientes, especialmente los colmillos. Se trata de una clara señal de advertencia de que el perro está preparado para atacar si es necesario.

  1. Sonidos

La agresividad canina suele ir acompañada de gruñidos, aullidos, ladridos u otros sonidos de advertencia. Estos sonidos suelen ser más graves y amenazadores que los de la comunicación normal.

>>  Berni, el perro de montaña: un gigante manso entre gigantes y las dificultades de la lealtad

Es importante tener en cuenta que no todos los perros expresan la agresividad de la misma manera, y que cualquiera de los signos anteriores puede estar presente sin agresión. Observe siempre el panorama general y el contexto.

Si observa un comportamiento agresivo en su perro de forma habitual, póngase en contacto con un especialista en comportamiento canino que pueda ayudarle a comprender y gestionar el problema.